16 feb. 2014

TACOS DE POLLO ASADO

Me gusta mucho el concepto de snack para empezar una comida, un plato que poder tomar de un bocado o dos, sabroso, con el que abrir boca para seguir disfrutando de la comida.

En el blog hay varias recetas que cumplen estos requisitos, unos ejemplos son los huevos fritos con chorizo, la brandada de bacalao con gelatina de tomate o los merengues de remolacha con queso

Hoy os dejo la receta de otro snack, unos tacos de pollo asado. Me gusta mucho leer y ver programas de cocina e intento aprender de ellos, y esta receta es un ejemplo de las cosas que me enseñan. El pollo, súper jugoso, hecho según los consejos de Heston Blumenthal, la piel crujiente del pollo a modo de taco usando una receta de un libro de pintxos de A fuego negro.

TACOS DE POLLO ASADO





 INGREDIENTES:

1 cuarto trasero de pollo
10 pieles de contramuslo de pollo

Para la salmuera:
60gr sal
1l agua

Para asar el pollo:
1 limón
Mantequilla
Tomillo 
Pimienta negra
1/2 vaso de agua

Para la cebolla encurtida:
2 cebollas rojas
150ml vinagre de manzana
Zumo de medio limón
75gr azúcar
Agua para cocer la cebolla

Además:
AOVE
Sal



Cebolla encurtida:


Picamos las cebollas en juliana y las blanqueamos en agua hirviendo durante tres minutos, escurrimos y enfriamos en un bowl con hielo y agua.

Calentamos en un cazo el vinagre, el limón y el azúcar, para ayudar a que se mezcle el azúcar. Cuando el vinagre se enfríe lo mezclamos con la cebolla y dejamos durante unos 5 horas.

Pollo asado:

La noche anterior ponemos el pollo en salmuera, mezclamos la sal y el agua en un bowl y metemos el cuarto de pollo, lo dejamos toda la noche en la nevera. Con el salazón conseguiremos que el pollo quede mucho más jugoso.

Secamos el pollo y lo masajeamos con mantequilla, echamos tomillo y pimienta negra y lo metemos en una bandeja de horno junto con un limón. Se cocinará en el horno a 90º de temperatura hasta que llegue a alcanzar en su interior 65º, más o menos tardará una hora y media o algo más. 

Al sacarlo del horno debe reposar durante 45 minutos, para que no pierda los jugos. Una vez pasado este tiempo, incorporamos el medio vaso de agua y lo metemos otra vez al horno esta vez a unos 250º y lo dejamos hasta que la piel se quede bien crujiente.

Tarda más tiempo que si lo hacemos siempre a la misma temperatura, unos 180º, pero queda mucho más jugoso, nada de pechugas secas.



Piel de pollo a modo de taco:

Ponemos las pieles de pollo bien estiradas entre papeles y bandejas de horno. 

Se meten al horno a una temperatura de unos 90º durante una hora, se deben secar y quedar crujientes. Podemos aprovechar y meterlas mientras se hace el pollo.

Una vez fuera del horno se cortan con ayuda de un corta pastas redondo. A la hora de servir el plato freímos cada piel en aceite de oliva a temperatura media para que coja color. Al sacarlo del aceite ponerlo encima de un papel absorbente y darle forma de taco, en cuanto se enfríen un poco se quedarán crujientes y con la forma que les hemos dado.



Emplatar:

Cortar la pechuga asada en tiras y poner unas cuantas en cada taco de piel de pollo, rociamos con unas gotas de salsa del pollo asado y encima ponemos un poco de cebolla encurtida. Listo para comer con la mano.


2 comentarios:

SARITA dijo...

Un taco con la piel del pollo crujiente! Una idea muy original y tienen una pinta fabulosa!

EspeciaExpress dijo...

Qué gran idea lo de la piel del pollo para usar a modo de taco.
La probaremos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...