21 may. 2016

PISCOMAR, SABORES DE PERÚ EN MADRID

La gastronomía peruana está de moda, esto es un hecho, y está de moda por méritos propios. Es una cocina llena de sabor y color, en la que se trata con gusto el producto y está llena de influencias de cocinas asiáticas e incluso europea.

Piscomar es una de las opciones donde conocer la gastronomía peruana en Madrid. He tenido el placer de conocer a su chef, Jhosef Arias, un apasionado por los sabores de su tierra y buen conocedor de los productos del país andino.




El restaurante está situado cerca de la puerta de Toledo, en un local que te recibe con una barra en la que degustar unos piscos con alguna de sus raciones. Si lo que quieres es una comida más cómoda y formal cuentan con dos salas decoradas con algún motivo peruanos. No es un restaurante en el que el diseño capte tu atención, pero el ambiente es muy acogedor y su principal reclamo es su carta y la calidad de sus elaboraciones.

Ofrecen productos típicos de varias regiones de Perú pero dándole un toque creativo e innovador. Su carta se compone en un alto porcentaje de pescados y mariscos. Con el cambio de carta de primavera, han querido hacer su pequeño homenaje a la gastronomía de la zona de la selva.

Para acompañar la comida os aconsejo pedir una cerveza peruana, la Cusqueña, la negra está especialmente buena. Y una opción, a mi gusto, aún mejor es disfrutar de unos pisco sour, o bien el tradicional o de maracuyá, ambos deliciosos.


Para comenzar nuestra cena unos crujientes caseros de yuca, patata morada, plátano macho y maíz. ¡Adictivos!


Los primeros platos que probamos fueron unos obligados de esta casa, el tiradito de corvina, el apasionado, y un cebiche del mismo pescado, me sabe a Perú.



Decir que las raciones que nosotros probamos son algo más pequeñas de lo normal porque quisimos realizar una degustación de varios de los platos de la carta.

El pescado lo cortan y aliñan en el momento para que no se oxide ni se cocine con el cítrico.

El tiradito lleva un aliño de maracuyá y ají amarillo y acompañado por boniato, cebolla morada, cilantro y tiras de ají limo. Muchos matices en boca, dulce, salado, picante y cítrico.

El cebiche es delicioso, fresco. La guarnición la presentan a parte, para que cada uno acompañe como quiera cada bocado de cebiche.

Seguimos con una jalea mixtura. La jalea es una fritura de mariscos y pescados aliñados con junje.


La rebozado es fino,crujiente, una fritura delicada y nada grasienta que resulta riquísima y más aún si la acompañas de la salsa tártara con la que la sirven.


Continuamos probando unos langostinos a los que en la carta llaman panko.


Unos langostinos aliñados con salsa de ostión y pasados por panko para que queden mucho más crujientes. Los langostinos están en su punto, el cuidad que tienen en la cocina por el producto marino es muy alto.

No podíamos irnos de Piscomar sin probar un plato tan típico de la cocina peruana como la causa, es este caso con atún.


Papa con ají amarillo, atún, aguacate y huevo duro. Una ensalada de patata muy rica y con el toque picante del ají amarillo que es muy agradable. En este caso acompañan la causa con una salsa de olivo que realizan con aceitunas peruanas y que está tremenda!

Como os comentaba al comienzo, con el cambio de carta han querido incorporar algunos platos de la zona de la selva, como este patacón selvático.



El patacón es un crujiente de plátano bellaco confitado en manteca, en este caso a modo de tosta para acompañar la cecina y el chorizo de la selva. Ambos productos carnívoros son ahumados y especiados. Un cambio de registro en el paladar, un plato muy diferente al resto de los que habíamos probado.

Con el siguiente plato degustamos el sabor de la parrilla, el pulpo braseado con ají de pollería.


Un plato que no os podéis perder cuando vayáis a Piscomar. El pulpo muy tierno y el toque de la parrilla le da un sabor delicioso y la salsa de pollería está como para mojar y mojas pan!

Para finalizar nuestra cena probamos el lomo braseado con ensalada de quinoa.


La ensalada de quinoa es un acompañamiento refrescante y que combina genial con esta pieza de carne.

El momento dulce llega con esta tarta de limón. Dulce y ácida, un estupendo postre con el que cerrar la velada.


Los amantes de la cocina peruana estamos de enhorabuena ya que, además de poder disfrutar de los platos de Jhosef en sus restaurantes, podemos aprender de él en los cursos de cocina que realiza en la escuela Sueños de cocina.


Fotografías de Nacho Garbayo (Sueños de cocina)

Yo asistí hace unas semanas al curso de tiraditos y además de aprender y degustar los platos, nos divertimos muchísimo.

Nos vemos en la próxima evasión!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...