11 may. 2015

BACIRA, MODERNO Y FRESCO

Madrid se está convirtiendo en una ciudad cuna de nuevas propuestas de restauración, ideas frescas y diferentes unas de otras, lo que hace que la decisión cuando salimos a comer/cenar fuera de casa sea cada vez más difícil. 

Uno de estos locales es Bacira, no lleva aún un año abierto, pero si consiguen seguir arriesgando y seguir con la misma calidad y sabor de los platos creo que tendremos Bacira para rato.



Local con bastante luz y muchos rincones acogedores y decorados con muy buen gusto. 

La carta llena de platos con toques asiáticos y mediterráneos, muchos de ellos dan opción de pedir ración entera o media ración, lo que nos da la oportunidad de probar aún más cosas. Una carta muy apetecible.

Nosotras decidimos optar por la opción del menú degustación, así degustaríamos lo que los chefs han considerado como los platos estrella del día. Para acompañar el menú pedimos un par de cervezas artesanas.

Como entrante nos obsequian con salmorejo y pan de gambas con especias.



Un vasito de salmorejo muy rico, de sabor y textura suaves, acompañados de unos snack crujientes.

El primer plato del menú es Ensalada César siglo XXI.


Se sirve una ensalada César con su pollo frito y crujiente y aliñada con la salsa clásica pero sobre una hoja grande de lechuga. Para comerlo se envuelve la ensalada con la lechuga a modo de rollito. 

Una ensalada rica y una forma original de presentarla.

Tartar de salmón y aguacate.


Un tartar riquísimo, el aliño y el toque de aguacate le va genial al salmón, y la salsa de rocoto le da un toque picante y de potencia muy bueno.

"Risoteo" de setas y jamón.


Un falso rissoto con pasta en forma de arroz. Textura muy melosa y sabores suaves y ricos a setas. Plato rico pero algo menos agresivo y arriesgado que el resto, y a mi me gusta notar petardazos de sabor en la boca!!

Ravioli de morcilla con piñones y manzana y salsa de pimientos del piquillo con kimuchi.


Deliciosa mezcla de sabores y la textura es muy buena. Un ravioli con pasta ligera y muy buen sabor.

Albóndigas guisadas de rabo de toro con puré especiado de patata.


Te sirven el plato con una campana ahumadora que retiran delante tuyo de modo que puedas disfrutar del aroma del ahumado, además de ver el espectáculo de humo que se crea delante de ti.

Las albóndigas, de rabo de toro deshuesado, tienen un sabor delicioso. Un plato que te hace sonreír, disfrutar de su aroma y degustar un gran sabor.

Llega el turno del postre, "Drácula".


Su versión del Drácula. Helado de vainilla, frutos rojos en diferentes texturas y un excelente caramelo de coca cola. 

Postre no demasiado dulce ni pesado, un acierto para terminar la comida.

Comida fresca, moderna, con sabor y potencia. Mezcla de culturas y sabores. Me gusta mucho la idea de Bacira. 


Restaurante Bacira
Calle del Castillo 16, Madrid
91 866 40 30
Precio medio: 35-40€





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...