26 jul. 2014

GARBANZOS VERDES

Creo que alguna vez os he comentado que mi frutero tiene un huerto y alguna de las cosas que siembra luego las ofrece en su puesto, los tomates, calabacines, calabazas y acelgas son estupendas.

El año pasado tuvo unos guisantes riquísimos y hablando sobre ellos le comenté que mi abuelo siempre me ha dicho que ellos en el huerto comían los garbanzos frescos y que estaban muy ricos y dulces, así que me dijo: "El año que viene plato unos pocos para que los pruebes" y dicho y hecho, lástima que ha podido recoger muy poquitos, la gran granizada que hubo en Madrid se cargó casi todo el garbanzal, ¡pero aún hemos podido probar unos pocos!



Las vainas, como veis, son pequeñitas, con uno o dos garbanzos cada una, y son muy duras, yo no las usé, aunque si el año que viene consigo más intentaré cocerlas para ver como quedan.

Los garbanzos súper tiernos, se pueden comer crudos, de echo es como más sabor tienen, y son dulzones. 

No quería manipular mucho el garbanzo, sobre todo porque era la primera ver que los usaba, por lo que decidí usarlos prácticamente crudos. 

POLLO FRITO CON GARBANZOS VERDES


Ingredientes:(4 platos)
8 alitas de pollo
Una cucharada de pimentón picante
1/2 cucharada de pimentón dulce
Una cucharada de orégano
1/2 cucharada cúrcuma en polvo
1/2 cucharada de tomillo
Una cucharada de ajo en polvo
1 huevo
400gr Harina
Agua
Pimienta y sal
Garbanzos verdes (ya desvainados)
Aceite de oliva


Preparar el pollo:

En este caso he usado solo la segunda falange de las alitas, la parte de en medio. A mi personalmente es la que más me gusta y además en este caso las he deshuesado para poder comerlo con cuchillo y tenedor junto con los garbanzos o a bocado, pero sin que moleste ni un hueso.

Para deshuesarlas cortamos la alita en las tres falanges y nos quedamos solo con la del medio, el resto lo usamos para otra receta.

Vamos separando con una puntilla la carne de los dos huesos comenzando por la parte donde estaba antes el "muslito" de la alita. Despegamos la carne y vamos "dando la vuelta" a la alita, como cuando das de el revés un calcetín ;), los huesos saldrán solos, igual tenemos que retorcerlos un poco para ayudar. Volvemos a dar la vuelta a la carne y queda con la misma forma y lista para cocinar.

Preparamos el marinado de las alitas para que cojan sabor y luego queden bien crujientes. Mezclamos en un bowl 250gr de harina (el resto lo reservamos) y los pimentones, especias, sal y pimienta. Yo he usado estas cantidades, pero podéis variarla si os apetece más picante u os gusta especialmente el sabor de otra especia.

A esta mezcla le añadimos el huevo y mezclamos, luego echamos agua hasta obtener unas masa con textura de natillas espesas. 

Metemos las alitas en la masa y dejamos reposar una horita al menos.

Servir:

Una vez se ha marinado el pollo lo vamos a freír, pasando las alitas por harina, que podemos aderezar con pimentón y alguna especia de las que antes hemos usado. No escurráis las alitas del marinado, debe quedar una buena capa de este para que quede muy crujiente y con sabor.

Freímos en una buena cantidad de aceite unos 8 o 10 minutos. Cuando las saquemos las escurrimos en papel absorbente y salamos.

Mientras se fríe el pollo haremos los garbanzos. A tres cuartas partes de los garbanzos les daremos un escaldado, el resto los freiremos para conseguir dos texturas.

Cocemos agua, cuando esté hirviendo metemos los garbanzos, dentro de un colador para luego "pescarlos" todos juntos. Los dejamos dentro 30 segundos, sacamos y metemos en agua con hielo. Conseguiremos que aumenten su tono verde.

El resto de garbanzos los freímos durante 30 segundos más o menos en aceite de oliva. Hata que queden tostaditos por fuera.

Servimos dos alitas por plato con unos garbanzos. 


Espero que os guste!

Nos vemos en la próxima Evasión! 




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...