12 may. 2012

TICKETS BAR



El otro día leí que el Tickets se ha convertido en uno de los 11 restaurantes en los que es más difícil reservar del mundo, pues si que tuve potra entonces!

Llevaba unos meses pensando en reservar, a pesar de que vivimos en Madrid, pero con lo bien que había oído hablar de él pensé, “nos hacemos un viajecito a ver Barcelona y disfrutamos de este restaurante”.
Me metí varias veces en la web, sin mucha suerte, hasta que un día me acordé a las 00:00 de la noche de mirar la página y para mi sorpresa, se podía reservar y encima un sábado! “A ver Dani…nos vamos o no nos vamos a Barcelona… Nos vamos!”. Intenté reservar para cenar, pero sólo se podía a las 19:00 y me pareció una pasada cenar tan pronto, asique me di cuenta de que el sábado sirven comidas. A las 15:00 teníamos reserva, sólo nos faltaba el hotel. ;) (La reserva la hice en enero o principios de febrero).

Asique el pasado sábado 28 de abril nos levantamos a las 5:00 de la mañana y tiramos a Barcelona, para pasar allí el puentecito de mayo y disfrutar del Tickets, que no nos decepcionó ni un poquito.


Bueno, por si no lo conocéis, el Tickets es un restaurante en Barcelona que abrieron a principios de 2011 los hermanos Adriá junto con los hermanos Iglesias (Rías de Galicia) con el lema “La vida tapa”.

El restaurante se sitúa en la Avenida de Paral-lel 164, y la única forma de reservar es a través de su página web, normalmente con tres meses de antelación, pero bueno, igual tenéis suerte. La página web es: http://www.ticketsbar.es/ , que además han renovado hace poco.

El local consta de varias barras, y en todas ellas cocinan en directo, a la vista del cliente, además cada una de ellas está decorada de una forma especial.

La que nosotros teníamos delante de la mesa donde comimos es La Presumida, que es el reflejo de la Barcelona mediterránea, la del azul de la mar, la del sol luminoso de las mañanas. En esta barra preparaban las ostras, las aceitunas del Tickets, las navajas…



En la barra Nostromo 180286, preparan los Xuxis. 


Otra de las barras es El Garatge, de la que cuelgan jamones y tomates.


Y la barra más divertida es La Dolça, donde se preparan las tapas dulces.



La carta súper original, con unas caricaturas muy graciosas, que se vende si la queréis de recuerdo para tenerla en casa.


Los platos salados se dividen en Snacks, El Picoteo, Los Xuxis, Los Ibéricos de Joselito, Las Ostras, Tapitas del Mar y Tapitas de la Tierra.

Nosotros nos tomamos unas cañitas de cerveza Estrella Damm y todos estos platitos…

El primer plato que nos sacaron fue un snack, el Pescadito frito. 


Muy crujiente y con un fuerte sabor a bacalao, un pica pica bien bueno.

Seguimos con otro Snack, los Miniairbags rellenos de queso manchego.

 
Increible la sensación al comértelos. Se cogen con dos dedos y todo para dentro. El pan es muy finito y crujiente y por dentro está hueco, realmente no está relleno, pero al meterlo en la boca así lo parece. Encima del pan, una espuma de queso manchego, una lámina del mismo y unas perlas de aceite de avellana.

Seguimos con una Xuxi, un canapé de salmón marinado con miel de jengibre y yogurt.


Muy bueno el contraste del dulcecito con el salmón.

Junto con el salmón nos trajeron el canelón de aguacate, buey de mar, crema agria y romesco ligero.


El relleno del canelón era el buey de mar desmigado con salsa romesco y encima del canelón crema agria y gelatina de eneldo. Mmmmm

Después llegaron las ostras.


La que yo probé es la pequeñita, una ostra irlandesa con vinagre de jerez, chalota picadita y caviar de aceite. Muy bueno el sabor y muy agradable al tacto.

La otra es la ostra con su perla, la perla es una esferificación del caldo de la ostra ahumado. Como veis tiene bueno tamaño!

Después comimos algo que me pareció maravilloso, unas gambas al vapor con su mayonesa.


Unas gambas rojas hechas al vapor junto con una cama de algas wakame, que le proporcionaban aún más sabor a mar, buenísimas. Y la salsita para acompañarlas, una mayonesa hecha espuma con alga nori. Posiblemente el plato salado que más me gustó.

Para seguir unas navajas a la plancha con salsa de jengibre, cayena y aire de limón.


La navaja estaba partida en dos para que fuese más fácil cogerla con ayuda de las pinzas. La navaja estaba increíble, muy limpia, la parte que tenía el aire de limón era un bocado buenísimo, de textura y sabor.

Le llegó el turno a la codorniz a la brasa con papas arrugás.


La verdad es que este es posiblemente el plato menos original, pero el sabor es de los mejores.

Te sirven una codorniz, deshuesada! Sólo tenía huesos la alita y el muslito. Para acompañar, unas patatitas arrugás con su mojo verde. Las patatas muy cremosas.

Un plato 10.
 
Y ya, el último plato salado, ravioli líquido de queso gaditano Payoyo.


Que bocadito señores!!! Te lo metes en la boca y explota un fuerte sabor a queso, un queso curado y de gran sabor, muy bueno. Un crujientito de pan y un toque dulce con una mermelada… de limón creo que era.

 Ahora el momento de tomar los postres.


El primero de los postres que nos sirvieron fue el cornete de mango con su sorbete y piel de lima.



Cuidao que viene el carrito de los helados!! Piticlin, piticlin!!


Mientras nos servía el sorbete, nos explicó que el cornete está hecho con láminas de mango que cortan muy finas y luego deshidratan. Encima de la bola de sorbete de mango rallan un poco de piel de lima.

Muy fresco y bueno.

Después el canutillo de crema catalana.


Aún veo la foto y salivo, que rico!!! El canutillo está hecho de croissant y el relleno es una espuma de crema catalana, muy suave al tacto pero con un gran sabor.

El último, pastel tibio de almendras con sorbete de melocotón rojo.



Un coulant que rompías y salía una cremita de almendras. El sorbete de melocotón rojo estaba muy bueno también.

Esto fue todo, entre plato y plato, muchas risas, buen humor…lo pasamos genial.

Una de las cosas que más me gustó fue el servicio, muy atentos y muy majetes todos, sobre todo nuestro camarero, al que no le pregunté el nombre, pero que tengo retratado. Muchas gracias por hacérnoslo pasar tan bien!


Otra cosa que me sorprendió y me gustó mucho, es que Albert Adriá estuba en el local, todo el servicio de una barra a otra, controlando como salían los platos. Además pudimos hablar un poquito con él y echarnos una foto.


Muchas gracias Albert por crear estas maravillas y ofrecérnoslas en un restaurante tan genial.

Y ya lo último…la nota, que también me sorprendió. Todo esto que tomamos, todo buenísimo, muy creativo y con los mejores productos, junto con la bebida (no bebimos vino) nos costó 100€, que, sinceramente, no me parece nada caro por todo lo que ya he explicado, en otros sitios de donde no he salido tan contenta lo he tenido que pagar.




Intentar reservar porque merece la pena.









1 comentario:

Nuria dijo...

Parece una opción muy agradable y original. Lo malo tener que pensar en ir a Barcelona con tres meses de antelación, pero bueno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...