31 ago. 2011

RESTAURANTE MIRADOR DE ULÍA




Uno de los días de nuestro viaje a Donostia lo aprovechamos para degustar un menú en el Mirador de Ulía y es una experiencia que recomiendo al 100%.

Este restaurante está situado en lo alto del monte Ulía y, antes de pasar al comedor puedes ver las maravillosas vistas de las que vas a poder disfrutar mientras degustas sus platos. Se puede ver la playa de Zurriola, el monte Urgul, al fondo las playas de La Concha y Ondarreta, el monte Igueldo, la catedral…en fin todo San Sebastián!


 
Esto, ya de por sí es muy agradable, pero si encima lo acompañas de los platos de su chef, Rubén Trincado se convierte en una experiencia que no os deberíais perder. 

Podeís ver la página web del Mirador de Ulía pinchando aquí.

El menú degustación tiene un precio de 70€, sin incluir la bebida. No me parece caro, teniendo en cuenta el precio de otros restaurantes que estuvimos mirando por la zona vieja y, además, después de haberlo degustado; teniendo en cuenta la calidad de los platos. Prueba de ello es que está galardonado con dos soles en la guía Campsa y con una estrella Michelin.

Cuando llamé para hacer la reserva no tenían mesas en la terraza, asique nos ubicaron en el comedor aunque también se veían las vistas. Pero cuando llegamos a los postres nos cambiaron de mesa y pudimos terminar la comida mirando desde lo alto a San Sebastián.

Nos decidimos por el menú degustación y por un Albariño, que siempre entra muy bien. La verdad es que el menú es bastante largo, nosotros salimos hinchadillos.

Antes de empezar nos sirven el pan, a escoger entre pan de chapata, de cebolla o de pasas. Los tres exquisitos. 

Además podemos probarlos untándolos en un aceite de oliva, variedad arbequina,  de Tudela.


Aperitivos:

Infusión de atún ahumado, espárrago:


La infusión de atún ahumado estaba gelificada y se acompañaba con una espuma de espárragos blancos y unos brotes.

Muy buen comienzo de menú, sabores suaves y bien reconocibles.

Huevo frito:


La apariencia, un huevo escalfado con patatas paja y jamón ibérico, pero las apariencias engañan y en este caso el plato no lleva huevo.

Lo que parece un huevo en realidad son dos esferificaciones, una dentro de la otra. La de dentro es de chistorra y la de fuera de un pil pil de bacalao.

El sabor era muy bueno pero a este plato le pondría una pega, y es que, la magia de las esferificaciones es podértelas meter enteras en la boca y sentir como explotan. En este caso era demasiado grande como para llevártelo a la boca de una sola vez.

Entrantes:

Tatin de foie, brioche con sorbete de piña y trazo de cacao:





 
Dibujada en el plato una línea de cacao y, encima de esta, el tatin de foie. Brioche, foie micuit y unas láminas de piña. Todo esto acompañado de un helado de sorbete de piña, fresas y maíz liofilizados y frutos secos.

Que os voy a contar sobre este plato… la boca agua se me hace y es que conmigo el foie es siempre un acierto seguro!

Gilda:


 
La Gilda es un típico pintxo donostierra, es una banderilla. Lleva aceitunas, anchoas y guindillas.  Este entrante tiene el mismo sabor que una Gilda que te puedas tomar en el barrio viejo, pero otras texturas.

Las guindillas están rellenas de anchoas mariposa y una emulsión de yemas y están acompañadas por unas esferas de aceituna verde.

Este plato era súper fresco.

Bonito en salmuera, algo parecido a una mixta:


Un taco de bonito en salmuera con sésamo acompañado de hojas de rúcula??, pepino, tomate, cebolla, rabanitos, helado de apio, gelatina de tomate, aire de espárrago y esfera de aceituna.

Muy fresco, una ensalada mixta con diferentes texturas en boca.

Hongo en su ambiente, tierra y vegetales:


 
Unos hongos confitados acompañados de mini vegetales (cebolleta, zanahoria…), tierra o lo que es lo mismo, trufa rallada, una yema de huevo de codorniz y un caldo y aire de caldo de setas.

Pescado del día:

En este caso era una Merluza con una muselina y tierra de mejillones.


La merluza de sabor muy suave, acompañada con un mejillón al vapor, una tierra de mejillón, un aire de perejil y una mayonesa suave.
 
Este plato me pareció exquisito.

Carne:

Pato de caserío dos cocciones con su osmosis de manzana, sobre trazo de praliné y frutos secos.


Una línea de una salsa de praliné, encima de ella un confit de pato en su punto de cocción. Acompañado todo con unos frutos secos y manzana.

Pre-postre:

Arena de galleta con helado de citros y verdura:



Unas galletas de mantequilla machacadas acompañando un helado de cítricos y verduras que me pareció muy bueno y un trocito de fresa.

Postres:

Chocolate en texturas:


Pues eso, chocolate en texturas: salsa de chocolate blanco, chocolate con leche aireado, un bizcocho de chocolate desmigado, unos crujientes de chocolate negro. Todo esto acompañado de un helado de frambuesa. 

La sorpresa de este postre son las bolitas doradas que veis en la foto. Son peta zetas, asique mientras te estás comiendo el postre tu boca está de fiesta. La sensación le va genial al plato.

Tarta desestructurada de queso:


Unas bolas de helado de queso de cabra envueltas en un crujiente de chocolate. Unas galletas desmenuzadas, fresas liofilizadas y una sopa de frambuesa y remolacha. 

A la hora de servirte el café te ponen para endulzarlo terrones de azúcar blanca y morena. Además traen dos trufitas, una truga de chocolate y otra de manzana. 
Una exquisita experiencia. Buena comida y preciosas vistas.


2 comentarios:

Nuria dijo...

¡Menudo banquetazo! Eva...siones, no te pierdes una. Habeis arrasado con Donostia

SARITA dijo...

¡Vaya vistas¡ Sólo por disfrutar del paisaje merece la pena, ¿no? Y si además la cocina es de primera, mejor imposible. Ya veo que eliges bien los sitios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...