26 abr. 2011

UNAS PEQUEÑAS DULCES LOCURAS


Me queda muchísimo por aprender y descubrir en la cocina, y una de mis cuentas pendientes es el mundo dulce. Normalmente no hago muchos postres, cuando lo he intentado el resultado ha estado bien, ¡pero aun así no me lanzo!

Me gusta más la comida salada, ni siquiera desayuno nada dulce, no se me antoja; supongo que será por esto que prefiero indagar en la cocina salada.

Por todo esto el primer dulce que os presento en mi blog más que un postre son unos pequeños bocados divertidos.

Estas son las pequeñas dulces locuras que hice el otro día (o mis piti flus, como digo yo ).



El primero que os voy a explicar es la hoja de chocolate y salvia. Facilisimo! 



Ingredientes:

Chocolate negro (70% de cacao)
Hoja de salvia
Papel de horno

Se calienta el chocolate en el microondas, se puede calentar también al baño María; hasta que se derrita.

Encima del papel de horno se ponen las hojas de salvia separadas entre sí y encima de cada una de ellas un poco de chocolate fundido. Se coloca otro papel de horno y con la ayuda de un rodillo o de las propias manos se le da forma al chocolate y se deja finito.

Enfriar en la nevera y listo para comer!

Otro de los dulces es el crujiente de leche condensada. Esta receta es de Albert Adriá, me llamó la atención y probé para ver como quedaba.



Ingredientes:

100g leche condensada
10g harina de trigo

Se mezclan los ingredientes (la harina tamizarla al añadirla a la leche condensada) y se cuelan. Encima de un papel de horno se hacen con la masa círculos.

Cocinar al horno a 170º de temperatura, en la receta pone que unos 6 minutos, yo lo tuve más tiempo, igual mis “galletas” eran más gorditas.

Al sacarlas del horno todavía no están crujientes y se pueden manejar para cambiar la forma.

El último es un bombón de pistacho.



Ingredientes:

Chocolate negro (o el que queráis)
250ml de leche
300g de azúcar
6 yemas de huevo
200g de pistachos

Calentamos en el microondas el chocolate y untamos con el mismo unos moldes de silicona en forma de media circunferencia o unas hieleras. Dejamos enfriar.

Vamos a hacer una especie de natillas con el pistacho con el resto de ingredientes.

Cocemos la leche junto con los pistachos pelados unos 20 minutos. Trituramos y colamos. A esta leche de pistachos se añaden las yemas y el azúcar, mezclamos todo bien.

Ponemos la mezcla anterior al baño María y movemos continuamente hasta que coja textura de natillas.

Sacamos el chocolate del molde (nos quedarán unos pequeños vasitos de chocolate) y rellenamos el hueco con las natillas de pistacho.

23 abr. 2011

"PREÑAÍTOS"

Todavía no os había puesto ninguna receta en la que tuviéramos que mancharnos las manos haciendo una masa. Y, como todavía no me atrevo con el mundo de la repostería, he elegido un bollito salado.


BOLLITO PREÑAO DE CHORIZO A LA SIDRA CON CREMA DE PIMIENTOS VERDES FRITOS.



Ingredientes

Para la masa:

850 g de harina
35 cl de leche
1 huevo
40 g de levadura prensada
70 g de mantequilla
Sal

Para el chorizo a la sidra:

Chorizo blandito
Sidra natural

Para la crema de pimientos

4 pimientos verdes (del tipo italiano)
Nata para cocinar


Para hacer la masa:

En un bowl introducimos el huevo, un poco de sal (al gusto) y la levadura. Lo batimos todo bien. Templamos la leche y la añadimos junto con la mantequilla. Mezclamos y, cuando esté todo bien disuelto, echamos la harina y amasamos hasta que la masa no se nos quede pegada a las manos.

Hacemos con la masa una bola y dejamos reposar, tapada con un trapo húmedo, durante dos horas.



Como podéis observar, la masa dobla su volumen. Con esta cantidad de harina, hay para hacer unos 25 preñaítos del tamaño del de la foto.

Para hacer el chorizo a la sidra:

En un cazo vertemos sidra. Calentamos. En esta sidra, introducimos los chorizos, que han de quedar completamente bañados. Cocer a fuego suave durante 20 minutos. Este tiempo dependerá del tipo de chorizo que empleéis. Lo correcto será pinchar el chorizo y, cuando esté bien blandito, ¡listo!
Para hacer la crema de pimientos:

En una sartén con aceite, se fríen los pimientos (con cuidado de que no se nos quemen). En un vaso batidor, añadimos los pimientos, un chorrito de nata, sal y pimienta. Batimos todo y se nos queda una crema que podemos colar o no; dependerá de la textura que os guste (yo no la colé).

Finalizar el plato:

Cuando ya haya reposado la masa, ayudándonos con un rodillo, estiramos trozos de la misma. Partimos en cuadrados la masa ya estirada, y ponemos una cuchara de chorizo en el medio de cada cuadrado. Envolvemos y formamos bolitas. Estas las coceremos en el horno, a 200º, durante 20 minutos.

Una vez cocinados, encima de cada panecillo, ponemos un poco de la crema de pimientos fritos, y rayamos queso parmesano.


20 abr. 2011

CROQUETAS DE POLLO 2.0



Banda sonora: Schubert - Ständchen ( Vladimir Horowitz ) (tema elegido por mi hermano, que ayer disfrutó estas croquetas)



Ingredientes:  (Para hacer 12 “croquetas”)

Para la bechamel:

1/2l de leche
70g de harina
Nuez moscada
½ cebolleta

Para el pollo:

12 alitas (solo nos interesa la parte central)
4 dientes de ajo
Aceite de oliva




Para hacer las alitas:

Introducir las alitas en un recipiente de barro junto a los dientes de ajo pelados y regar el conjunto con aceite de oliva hasta cubrir. Meterlo en el horno a 90º de temperatura, durante 4 horas si el pollo es de corral y 3 si no lo es.

Cuando se saquen del horno, las deshuesamos y separamos la carne de la piel; esta última la reservamos para freírla justo antes del emplatado, y salpimentamos la carne.

Para hacer la bechamel:

Picamos la cebolla en trocitos muuuy pequeños y la pochamos. Cuando esté rubia añadimos la harina, que cocinaremos antes de añadir poco a poco la leche. Salpimentamos y añadimos nuez moscada. Removemos constantemente el conjunto, a fuego medio, hasta que se espese la masa.

Para el emplatado:

Freímos en abundante aceite la piel de las alitas.

En una cuchara de servir ponemos la carne de pollo y encima una bolita de bechamel que habremos hecho ayudándonos de dos cucharitas de café. Encima colocamos la piel frita y, para finalizar, unas escamas de sal maldon.

Con la piel quería conseguir el crujiente que le da el pan frito al rebozado de las croquetas de toda la vida. El efecto en boca es muy bueno.


16 abr. 2011

VAYA HUEVOS PONEN ESTAS GALLINAS!

Como os dije en el post anterior; Del pueblo al plato, traje de mi pueblo unos huevos que acababan de poner las gallinas de mis abuelos. Por fin tengo un rato para publicar la receta que se me ocurrió hacer con ellos.

HUEVO ESCALFADO CON ESPUMA DE PATATA AL AROMA DE TRUFA BLANCA Y BOLETUS



Ingredientes:

Huevos
Boletus (en mi caso son deshidratados)

Para la espuma de patata:

250g de patata
125cl de nata
100cl del agua de cocción de la patata
40cl de aceite virgen extra
1 chorrito de aceite al aroma de trufa blanca
1 carga de sifón (para un sifón de 0,5l)

Para las migas:

Rebanadas de pan
Aceite de oliva
Jamón serrano


Para hacer los boletus:

Como los míos eran deshidratados los tuve que meter en agua, así es que aproveché ese caldo y añadí un poco a la crema de patata.

Confitar los boletus. Introducirlos en una sartén con aceite suficiente para que los cubra y cocinarlos durante 20 minutos a fuego suave. Al aceite se le puede añadir romero, ajo o cualquier hierba aromática que os guste.

Para hacer la espuma de patatas:

Cocemos las patatas peladas y cortadas. Una vez cocidas batimos estas con el resto de ingredientes, añadiendo sal y pimienta. Probar hasta que quede a vuestro gusto y colar e introducir en el sifón. Cerrarlo, cargarlo y agitar. Ahora lo reservaremos al baño María hasta el momento del emplatado.

Para hacer las migas:

En una sartén con bastante aceite caliente se fríen las rebanadas de pan. Cuando están fritos se introducen en la picadora junto a unas lonchas de jamón serrano.
Picar hasta que queden unas migas.

Para hacer el huevo escalfado:

Se extiende papel film, se pinta con una gotita de aceite y se pone encima el huevo, se sala y lo envolvemos quitándole todo el aire y luego cerrándolo con hilo de cocina.

Se introducen los paquetes en agua hirviendo durante 3 minutos.



Para el emplatado:

Cogemos el sifón y agitamos, se echa la espuma a un lado del plato y encima de ella unos trozos de boletus. En el otro lado se ponen las migas y encima de estas el huevo.

¿Habéis visto el color de la yema? ¡Que ricos están los huevos de mis abuelos!


13 abr. 2011

DEL PUEBLO AL PLATO

Hoy he pasado el día en mi pueblo, se llama Cogollor y está en Guadalajara. Es un pueblo muy pequeño, tiene unos 30 habitantes y entre ellos mis abuelos.




Como está haciendo tan bueno estos días, la sorpresa que me he llevado es que todos los árboles frutales del pueblo estaban en flor; la pena es que es muy pronto y aún hará algún día de frío, asique lo más normal es que se hielen y no darán tanta fruta pero, a ver si hay suerte, ya os contaré, de momento os voy a enseñar lo bonitos que están!





Este es un manzano y está llenito de flores, además no es el único que tienen. Espero poder hacer ricas compotas, tartas, acompañar con carnes… improvisar!

El que más bonito está es el cerezo.





Fijaos qué de flores! Las cerezas son diferentes a las que vemos normalmente en los mercados, en lugar de ser rojas son amarillas, pero tienen muy buen sabor. Ya os las enseñaré!


De estas saldrán unos ricos membrillos.

También tienen ciruelos, pero no los he visto y no he podido hacer fotos, aunque dice mi abuelo que están llenos de flores.

Y además de árboles mis abuelos tienen gallinas. En mi casa normalmente consumimos huevos del pueblo, y os podéis imaginar lo ricos que están! Si haces una tortilla con estos huevos se queda muy amarilla y con los de la tienda está muy pálida.



Las gallinas que tenían estaban viejas y ya casi no ponían, asique terminaron en el cocido! Hace poco les han traído 5, son jóvenes y alguna todavía no pone; pero ya pondrán más.

Además tienen un gallo que está todo el rato cantando.



Y hoy hemos cogido 3 huevos, que serán mi cena; del culo de la gallina a mi estómago en el mismo día :) . A ver qué preparo con ellos para cenar…me lo pienso, lo cocino y os lo enseño otro día!

8 abr. 2011

CANELONES DE TINTA CON CHIPIRONES


Ingredientes:

Para el canelón:

300g cebolla
200g pimiento verde
1 diente de ajo
400ml de fumet de pescado
2 bolsitas de tinta
4g de agar-agar

Para el relleno de chipirón:

500g de chipirones
10 gambas
1 o 2 dientes de ajo



Para hacer el canelón:

La salsa de tinta de calamar hará las veces de “pasta” de este canelón. Para ello vamos a gelatinizarla y a formar una lámina fina.

Primero hacemos la salsa, para ello tenemos que picar la cebolla, el pimiento y el ajo y los pochamos; luego añadimos el fumet (yo lo he hecho con la cabeza y las espinas de una merlucita que acababa de comprar) y la tinta; dejamos reducir unos 10 minutos.

Pasamos por la batidora y luego por un colador. Volvemos a introducir el caldo en un cazo, añadimos el agar-agar y calentamos hasta que llegue al punto de ebullición, en ese momento lo extendemos sobre una superficie lisa que hemos cubierto antes con papel de horno (así será mucho más fácil luego separar la gelatina). Dejar enfriar mientras hacemos el relleno.

Queremos que la gelatina tenga una altura de 1 o 2mm. Si queda más gorda es difícil de manejar, ya que cuando quieres envolver el relleno se parte.

Para el relleno.

Lavar bien los chipirones y picarlos en trocitos pequeños; pero a cuchillo, no con la picadora. Pelar las gambas y picarlas, guardar las cabezas.

En una sartén a fuego fuerte añadir el ajo bien picadito y a continuación los chipirones y las gambas. Mientras se hacen apretad las cabezas de las gambas y añadir el jugo a los chipirones.

Emplatado:

Se cortan rectángulos de la gelatina de tinta, yo me ayudé de un cortador de pasta de unos 8cm de ancho y de largo unos 14cm, para que se pueda envolver bien el relleno. En uno de los extremos de este rectángulo de tinta se pone relleno y se envuelve.



Yo pinté el plato con la salsa de chipirón cuando ya le había añadido el agar-agar y encima puse unas gotitas de ali-oli.
Probar a hacer esta gelatina queda muy rica. Hacer los canelones es un poco laborioso ya que la gelatina se rompe… hay que tener paciencia, si no la tenéis, podéis rellenar unos chipirones y taparlos con la gelatina; como si estuvieseis napando con una salsa.

4 abr. 2011

PATATAS AL CABRALES A MI MANERA

Hoy le tocaba ser la protagonista a la patata; si, ese alimento que lo hagas como lo hagas siempre gusta, siempre queda bien acompañando a cualquier plato, siempre tenemos en casa…

Un día probé las patatas confitadas y me parecieron buenísimas, asique así es como las he cocinado hoy y, por no acompañarlas con salsa brava o alioli, os he querido enseñar una salsa que queda muy rica. La tapita es:

PATATAS CONFITADAS CON CABRALES Y SIDRA


Ingredientes:

Patatas
Queso cabrales
Sidra natural (nada de “el gaitero”)
Aceite de oliva
Sal


Lavamos y pelamos las patatas. Las tenemos que cortar en cubos todos más o menos de la misma altura (los míos tienen unos 3cm de alto y 2,5cm de ancho, pero como veis en la foto no me han salido todos iguales…bueno, de ahí la gracia de lo casero, ¿no?). Cuando tengáis los cubos, con un sacabolas y con cuidadito se hace un hueco en lo que será la parte que mire hacia arriba; para, posteriormente, incorporar la salsa.

Hay que hacer muchos recortes a las patatas para que queden como las de la foto, igual pensáis, “que desperdicio!” ¿Por qué? Se pueden cocer y hacer un puré para acompañar con la comida.

En un cazo o una cazuela de barro no muy grande (bueno, depende de cuantas patatitas hagáis) se pone aceite para cubrir POR COMPLETO los cubos de patata. Calentar el aceite e incorporar inmediatamente las patatas; las vamos a cocinar lentamente. En cuanto veáis que el aceite empieza a soltar alguna burbuja esa es la temperatura que hay que mantener, yo las cocino con el fuego al mínimo. Las patatas no se deben dorar, ahora las estamos confitando.

Si los cubos son más o menos del tamaño de los míos se tardarán en confitar de 45 a 50 minutos. Yo lo que hago es clavar un palillo en una de las patatas para saber cómo va, tienen que estar bien blanditas por dentro.

Cuando alcancen la textura deseada se quitan del fuego y se mantienen en el aceite mientras preparamos la salsa. Hoy he elegido mezclar un buen queso cabrales con sidra. Dejar el queso fuera de la nevera para que no esté tan duro y lo manejemos mejor, no lo calentéis para que se deshaga, esta salsa es fría. Aplastar el queso e ir mezclando con la sidra hasta que se quede una pasta más o menos líquida según os guste de textura y de sabor.

Ahora hay que freír las patatas con el aceite bien caliente para que se queden crujientes por fuera y blanditas por dentro.

Las patatas una vez fritas y sin la salsa tendrían que quedar así:


 
La foto es un poco mala, pero quería que os hicieseis a la idea de cómo tenéis que dejar el hueco para la salsa.

Se salan las patatas y se coloca la salsa de queso en el hueco.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...